20 febrero 2007

Se interrumpe la ley del alcohol para evitar la bronca pepera


La ministra de Sanidad y Consumo, Elena Salgado, ha anunciado esta tarde que su Ministerio y el Gobierno han decidido interrumpir la tramitación del proyecto de Ley para prevenir el consumo de alcohol entre menores por haberse convertido en un tema de confrontación y de enfrentamiento electoral. La ministra y el Gobierno no quieren que la salud de los menores se utilice como argumento electoral de cara a las próximas elecciones de mayo.

En las últimas semanas hemos visto como el PP se abanderaba como protector del vino de “PAÑA”, solo les faltaba exigir que se suministre en los desayunos de los escolares para que sean unos “PAÑOLES” de provecho.

Es una pena, el índice de alcoholismo entre menores es alarmante, cada vez empiezan antes a darle al calimocho y de ahí pasan al alcohol de alta graduación y las pastis. Tendremos que esperar a que el PP se de el gran batacazo electoral, para poder sacar una ley que proteja a los menores de esta lacra que es el alcoholismo.

Saludos Progresistas.

Etiquetas: , ,

3 Comments:

At 21.2.07, Blogger jorge said...

No se. A mi tanta prohibición y tanto moralizar por parte del gobierno me da un poco de miedo. Lo que no me da miedo sino risa, es la manera de reculara en esta decisión, antes hay que medir un poco las fuerzas y los tiempos.

 
At 21.2.07, Blogger Rosas Verdes said...

La solución: ver a los ciudadanos como adultos responsables, en lugar de descerebrados sin criterio, y dejar de hacer publicidad vistiéndonos con pañales o saltando a la comba. Por los menores, a saco, pero a los adultos que nos dejen en paz.

Menos Mamá-Estado, ministra, y más educación en prácticas saludables.

saludos

 
At 21.2.07, Blogger Guillermo said...

Para mí el planteamiento de la ley es erróneo. Un joven de 16 años puede salir y emborracharse y no por ello se va a convertir en alcohólico ni drogadicto. Es más, es bueno para el aprendizaje social del joven, que lo haga incluso a escondidas de sus padres.
Tengo 29 años y la mayoría de mis amigos y conocidos (por no decir todos)han bebido los fines de semana y lo siguen haciendo pero no tienen un problema de alcoholismo. Y los casos que existen serán mínimos en comparación con el número de jóvenes que beben los fines de semana.
El problema de joven y alcohol es cuando hay un coche de por medio, ahí si que debe actuar el Estado.
Pero en la forma de divertirse, sólo desde la acción mediante políticas de ocio alternativo al alcohol (y abrir bibliotecas por la noche no es alternativa de ocio, eh) pero nunca desde la prohibición.
Viva el botellón.

 

Publicar un comentario

<< Home

Ponte en contacto con nosotros