01 noviembre 2006

El cemento de nuestro cerebro


No sé porqué seguimos todos dándole vueltas al tema de la vivienda.

Atribuimos al estado un problema que hemos creado nosotros solitos.

Además, en mi opinión, la preocupación por el precio de los pisos es ficticia. Sólo es tal para aquellos que no lo tienen (y estos pintan muy poco). No conozco a nadie que tenga un piso y que no tenga más o menos calculado el valor a día de hoy. No conozco a nadie que viva de alquiler y que no haya tenido que oir más de cien vces que está tirando el dinero.

Todos vivimos tranquilos por la ficticia idea de que estamos generando un patrimonio. ¿Te imaginas que te dijeran que tu piso vale lo mismo que el día que lo compraste? Que sí, que sí, que los demás también valen menos. Pero que tú, si lo vendes, no sacas la millonada que tenías calculada.

O peor, ¿te imaginas que te dijeran que tu piso vale menos que lo que pagaste? ¿Y que quedan treinta años de hipoteca?

Toda nuestra seguridad económica la hemos basado en el precio de los pisos, en la inversión que hacíamos desde el día en que lo compramos.

Y no hablemos de la VPO: Que saquen una ley diciendo que la VPO siempre tendrá precio tasado. No 30 años, no. !Siempre¡.

Vamos que sale Zapatero o Trujillo, o el más pintao y nos dice: "Ya lo hemos conseguido, ningún piso en España vale más de 20 millones de pesetas".

Nos lo comemos. Eso, además de que todos nos pondríamos como locos a comprar pisos para invertir.

La bajada del precio de los pisos es algo que en mi opinión decimos por que es lo políticamente correcto. Ni siquiera estoy seguro de que sea positivo. Lo que si que tengo claro, es que el gobierno que lo consiga, pierde las 3o 4 siguientes convocatorias electorales.

¡A ver!

6 Comments:

At 2.11.06, Blogger Jorge said...

El problema de los pisos que a ti te parece menor y ficticio, no es solo que yo tenga que utilizar la mitad de los ingresos de mi familia en pagarlo, ni si quiera es que estemos ante una nueva forma de feudalismo en la que en lugar de debernos a un Señor, nos debamos al capital el resto de nuestra vida, ni el modelo económico en el que gracias a mi y tanta otra gente como yo se está creando una nueva aristocracia gracias a los pelotazos. Tampoco es un problema que la economía se esté basando en gran medida en la construcción ni que sea insostenible este modelo, ni el problema medio ambiental... para mí el terrible problema es humano...

Lo que me destroza el corazón es que la gente de bien de este país, gente con cemento en su cerebro se crean que tienen algo porque han comprado una casa o han ahorrado para la segunda, o porque se la compraron hace 10 años y ahora han calculado mas o menos su valor y se excitan pensando en lo que ha subido. ¡Que grandes aspiraciones!, ¡Cuanta mediocridad!.

 
At 2.11.06, Blogger Guillermo said...

Claro, y la pobreza sólo es un problema para el que no tiene dinero, el alcoholismo para el que bebe, el hambre para el que no come, el SIDA para el que lo tiene, el paro que el que no tiene trabajo...etc.

No se me había ocurrido nunca. Es la mejor forma de solucionar los problemas de la sociedad. Bravo, has encontrado la solución perfecta.

 
At 2.11.06, Blogger Guillermo said...

Además ¿cuánta gente basa su seguridad económica en que tiene un piso con valor X? ¿Dónde vives si lo vendes?.
¿Y en qué te basas para decir que no pintan mucho los que buscan piso? Súmale sus padres, hermanos que al poco tiempo harán lo mismo, los que las pasan putas para pagar su hipoteca o alquiler.
Un piso se puede pagar "más o menos" entre dos, ahora, separados, divorciados, solteros, personas que se trasladan solas a otra ciudad... ¿Cuántas pueden pagarlo? A ver si no es un problema de muchos.

 
At 2.11.06, Blogger Fer said...

Es un problema de casi todos, porque vamos a estar gran parte de la vida pagando una hipoteca y buena parte del resto ayudando a los hijos a pagar su alquiler, puesto que será imposible que se compren un piso mientras aún vivamos... Además, hasta los cálculos cortoplacistas que tanta pena le dan a Jorge están equivocados: tenemos un bien que vale mucho, mucho más que cuando lo compramos, pero el que me gustaría comprar al vender está exponencialmente más caro, así que ni vendiendo podría comprar... salvo que me vaya tan lejos que mi calidad de vida se destroce. Por otra parte, estamentos desahogados, como pongamos por ejemplo una pareja joven de profesionales con sueldos tirando a altos (dos dosmileuristas), pueden pagar ahora un piso, si, pero no una segunda vivienda, salvo que se aprieten el cinturon hasta el último agujero, cosa que hace un tiempo no tan lejano hubiese estado tranquilamente a su alcance.
Jorge, más pena: imagínate medioburgueses apretándose el cinturon por tener un agujero en Marina D'Or...

 
At 2.11.06, Blogger Jorge said...

Si, si Fernando, eso es lo que le gusta a la gente. Ir a Marina D'Or a pasear el palmito...

 
At 2.11.06, Blogger F. de los Ríos said...

Ves, si en el fondo estamos todos de acuerdo. No es un problema exclusivamente político, sino que es un problema social (y ahora vendrá Guillermo a decir que como todos). Es un problema que no se puede resolver políticamente, porque los ciudadanos están más cómodos con la situación actual que con la contraria.
¿Mediocridad? Tal vez, pero siguiendo a Pareto, esta es inevitable.
Por eso es digo, que la únicca solución posible a esto vendrá si viene, de manos del mercado.

 

Publicar un comentario

<< Home

Ponte en contacto con nosotros